El gobierno puertorriqueño ha actualizado oficialmente su recuento de vidas perdidas por el huracán María a un estimado de 2.975 . Ese número, reportado el 28 de agosto en un estudio encargado por el gobierno por la Universidad George Washington en Washington D.C., eclipsa el recuento previo de 64 de la isla, que los funcionarios reconocieron más tarde que era demasiado bajo.

El estudio cubre de septiembre de 2017 a febrero de 2018, dos meses más que otros recientes estimaciones para el número de muertos después del huracán ( SN en línea: 8/2/18 ) La ausencia de directrices claras sobre cómo certificar las muertes durante un desastre, descubrieron los investigadores, significó que muchos certificados de defunción no reflejaban el papel de la tormenta de categoría 5, que azotó la isla el 20 de septiembre de 2017.

Según los datos de mortalidad, incluidos los certificados de defunción, el nuevo cálculo de 2.975 cae entre otros dos recuentos recientes. Un estudio en mayo se calculan 4,645 muertes desde el huracán hasta diciembre de 2017 al encuestar a casi 3,300 hogares seleccionados al azar en enero y febrero ( SN en línea: 29/5/18 ) Otro estudio en agosto contó 1,139 muertes excesivas durante el mismo período, al analizar y comparar los recuentos de muertes mensuales desde enero de 2010 hasta diciembre de 2017.

En un informe al Congreso, una borrador de los cuales se publicó en julio, los funcionarios puertorriqueños reconocieron extraoficialmente que el número de muertos probablemente era muy superior a 64, según el recuento de aproximadamente 1,427 muertes más en los cuatro meses posteriores a la tormenta que en el mismo período de los cuatro años anteriores.

Aunque diferentes metodologías han dado lugar a diferentes estimaciones de muertes, el nuevo informe “destaca que la crisis humanitaria en Puerto Rico continuó hasta febrero de 2018”, dice Alexis Santos, un demógrafo de la Universidad Estatal de Pensilvania que no participó en el nuevo informe pero fue coautor del estudio de agosto. “Todo lo que podemos hacer es intentar ayudar a los que aún sufren en Puerto Rico”.